Alcossebre

10 Abr Alcossebre

 

Mis padres tuvieron, más o menos desde principios de los ochenta, un apartamento en Alcossebre que, por circunstancias diversas, ha terminado en mis manos. Siempre he tenido, por tanto, muy cerca esta pequeña localidad del litoral valenciano, si bien en aquel tiempo, cuando yo era muy joven y muy independiente, no le hice ningún caso. Sin embargo, ahora me encanta. Un vuelco en la percepción de un mismo lugar que no me logro explicar del todo y no sé si tiene algo que ver con la juventud y la independencia.

?????????????

El caso es que ahora estamos allí y se lo vamos a contar por si algún día se les ocurre pasar. Alcossebre es una pedanía de Alcalá de Xivert, que está situada entre Benicassim y Peñíscola, por citar dos referentes estivales reconocidos, y es uno de los contados pueblos del litoral valenciano que no han sido devorados por la presión inmobiliaria, ya que sus construcciones poseen pocas alturas y la oferta turística no se encuentra en absoluto masificada. Toda una excepción.

IMG_8933

Como se trata de un destino eminentemente playero, empezamos con agua y arena. Tres playas, dos a pie de pueblo, primero la de Carregador y a continuación la Romana, esta segunda más visitada por los usuarios de los complejos vacacionales que se extienden en dirección a Torreblanca. Y la tercera, Las Fuentes, junto al puerto deportivo (incluye un pequeño paseo comercial y de restauración), con un gran hotel con el mismo nombre y con unos nacimientos de agua dulce que le proporcionan su identidad. Todas ellas bien cuidadas por los servicios municipales y con las aguas típicas de la costa peninsular del Mediterráneo.

?????????????

Pero Alcossebre no solo es playa sino también montaña, pues justo a los pies del faro, situado a unos tres kilómetros mal contados del centro del pueblo y bien comunicado por un bonito paseo, parten los senderos de la sierra d’Irta, un paisaje de montaña mediterránea en estado puro que no te lo acabas por mucho que gastes suela.

?????????????

Y para las piernas menos exigentes, ya lo hemos mencionado, un largo aunque discontinuo paseo, de unos tres kilómetros en total, que comienza en el casco urbano, a pie de playa, se interrumpe con la casa cuartel de la Guardia Civil, continua por el pequeño puerto deportivo y la playa de las Fuentes, se interrumpe de nuevo a causa de unas edificaciones casi a pie de playa, el gran pecado nacional, y regresa para culminar en un tramo absolutamente espectacular que discurre a ras de mar y llega hasta el faro.

?????????????

Salvando las puntas de verano y las pascuas, en los que se convierte en destino preferente de turistas procedentes del centro y el norte de la península, el pueblo es de lo más tranquilo, con una importante colonia de jubilados europeos que viven allí prácticamente todo el año. Esto puede explicar la existencia de una oferta comercial amplia y con unos picos de calidad (en calzado o gastronomía) que resultan poco previsibles en una localidad con ese número de habitantes.

?????????????

Y después de recorrer la sierra, de pasear y de disfrutar de la playa, llega el momento de la restauración y, de nuevo, encontramos una oferta variada y con locales de calidad en sus diferentes apartados. Si queremos alta cocina, tendremos que desplazarnos algo más de un kilómetro en dirección a Capicorb, para llegar a Can Roig, con buenas referencias por todas partes, aunque nosotros todavía no hemos ido y, por lo tanto, no puedo hablar en primera persona. O nos subimos carretera de la Ermita para arriba, hasta el restaurante El Pinar, allí sí que hemos estado, unos excelentes arroces con una vista inigualable.

Aunque tampoco hace falta salir del pueblo para encontrar buenas ofertas gastronómicas, con un local a la cabeza, El Patio, cocina de diversas influencias, entre ellas la francesa y la árabe. Otros dos establecimientos interesantes son Antonio, anunciado como especializado en carnes pero con una oferta más amplia, y APTC, buena comida mexicana a buen precio y servida con afabilidad y simpatía. O caminando hasta el final de la playa La Romana podemos encontrar el restaurante El Mirador, buena cocina y unas privilegiadas vistas a la playa. Finalmente, en un registro de comida más familiar destaca Casa Ximo.

20160331_191417_resized

Si el objetivo es el tapeo está el clásico La Maya, al comienzo del paseo marítimo, buena cerveza, bien tirada y un amplio surtido de tapas, todas impecablemente cocinadas y servidas con un estupendo pan con tomate. Y si queremos algo más de variedad cervecera tendremos que caminar algunos metros en dirección a Las Fuentes, y justo cuando el paseo se interrumpe por la casa cuartel, enfrente, tenemos Más que cañas, con una excelente carta de cervezas (Murphy’s, Paulaner, Foster’s, Guiness) y una amplia oferta de tapas, todas bien servidas y tan generosas que con una sola casi cenas.

?????????????

Un consejo, si finalmente deciden visitar Alcossebre, mejor se evitan la primera quincena de septiembre, son las fiestas del pueblo y entre sus diversiones se incluye la de atormentar toros. Ya lo dijo Billy Wilder, nadie es perfecto.

?????????????

(Fotos: Inma Fernández)

Tags:
3 Comments
  • Esther
    Publicado a las 21:39h, 10 abril Responder

    Estuve en Enero y encontré muchos sitios cerrados. Volveré con todas tus indicaciones.. Gracias

    • Pedro Uris Escolano
      Publicado a las 04:52h, 11 abril Responder

      A ver si estamos también nosotros y así te los presentamos en persona. Un beso.

  • JOSE MANUEL GONZALEZ GARCIA
    Publicado a las 12:19h, 21 abril Responder

    ADEMAS DE LO EXPUESTO, TE RECOMIENDO EL RESTAURANTE “EL PINAR” QUE ESTA CERCA DE LA ERMITA, EN LA MONTAÑA. LAS VISTAS SON EXTRAORDINARIAS.
    ADEMAS EN JULIO HAY UN FESTIVAL DE MUSICA, MODESTO PERO HECHO CON MUCHA DEDICACIÓN, QUE SE DESARROLLA EN EL CLUB DE JUVILADOS Y HAY UNA NOCHE QUE SE CELEBRA EN LA EXPLANADA DE LA ERMITA. LAS VISTAS NOCTURNAS TAMBIEN SON ESPECTACULARES. A VER SI NOS VEMOS TAMBIEN ESTE AÑO.

Publica un comentario